Teletrabajo - Consejos para convertir tu casa en tu despacho
0

Consejos para convertir tu casa en tu despacho

Para muchos de nosotros, estas semanas han supuesto decir adiós a la oficina por algún tiempo. O, como mínimo, significan un punto y aparte en nuestra vida laboral que de bien seguramente recordaremos los próximos meses. Un momento en el que tenemos que improvisar y ser creativos para crear nuestro particular despacho en casa el tiempo que sea necesario. Y aquí es donde surgen todas las dudas.

¿Debemos tener una habitación solo para el despacho?, ¿podemos utilizar el comedor como oficina temporal?, ¿es necesario crear un ambiente de trabajo y cumplir con el horario de oficina?, ¿dónde hacer las videollamadas para tener mayor credibilidad?…

Ante todo, calma. Esta situación genera muchos interrogantes, pero lo cierto es que trabajar desde casa puede convertirse en una experiencia gratificante si sabemos organizar nuestro tiempo y nuestros recursos de la forma correcta.

Teletrabajar puede suponer todo un reto, pero si seguimos algunas recomendaciones podemos conseguir que las horas pasen un poco más rápido e incluso ser más eficaces y eficientes.

Evita las zonas muy concurridas

Seguramente ya lo imaginabas, pero tener un espacio exclusivamente para trabajar te ayudará a mejorar la concentración y el rendimiento en aquellas tareas de tu checklist. Si utilizas el comedor, la cocina, el pasillo o cualquier otra zona de paso para trabajar es más que probable que acabes distrayéndote. ¡Y te aseguramos que a la mente no hay nada que le guste más que buscar algo para entretenerse continuamente!

Así que, si quieres crear un espacio de trabajo funcional, no caigas en la tentación de poner tu ordenador en cualquier lugar. Piensa dónde puedes trabajar más cómodamente y durante cuánto tiempo, sospesando las ventajas e inconvenientes de cada rincón y evitando los espacios donde se acumule el resto de la familia. No se trata de que trabajes 8 horas en el mismo sitio, si no de ir adaptándote a las circunstancias de cada momento y a los ritmos de las personas que viven contigo.

El método de las 5-S

Mantener el orden en nuestra zona de trabajo no solo es importante para mejorar la productividad, sino que nos ayuda a tener una mejor calidad de vida.  Los japoneses saben mucho de esto y, por ello, tienen el método de las 5-S para organizarse y mejorar sus hábitos. Son reglas simples, y quizás de sentido común, pero que pueden ayudarnos mucho si sabemos llevarlas a nuestro terreno.

Estas son:

Seiri: clasificar

En este caso, significa identificar y separar todo lo que no sea estrictamente de trabajo y que pueda distraernos. Pruébalo ahora mismo: separa aquellos objetos y dispositivos innecesarios que tienes encima de la mesa y deja espacio para aquellas cosas que sí te ayuden a concentrarse. Verás cómo cambia la distribución de tu escritorio y, con ella, tus niveles de atención.

Seiton: ordenar

Consiste, evidentemente, en colocar cada objeto en su lugar por orden de frecuencia. Por un lado, pon los objetos que más uses cerca de ti para no tener que levantarte cada dos minutos. Por otro, coloca todo lo demás en estanterías que te permitirán acceder a tus cosas rápidamente y te ayudarán a delimitar mejor el espacio de trabajo. Además, las estanterías suelen ser un fondo para videollamadas excelente: aportan credibilidad, confianza y si están bien ordenadas denotan disciplina. Estos días, fíjate en los espacios que utilizan las personas que aparecen en televisión por videollamada y, seguramente, verás más de una.

Inspírate
Seiso: limpiar

¿A quién le inspira trabajar en un lugar con una capita de polvo? Ni a ti, ni a nadie. Estar escribiendo en el ordenador mientras ves por el rabillo del ojo suciedad es algo que debes evitar a toda costa. En la medida de lo posible, limpia tu espacio de trabajo cada dos o tres días y verás cómo te ayuda a concentrarte.

Seiketsu: estandarizar

Implica mantener el espacio de trabajo ordenado siempre de la misma manera. De este modo, cuando necesites algo, sabrás rápidamente dónde está sin pasarte horas y horas buscándolo. Pruébalo poniendo etiquetas en tus carpetas, bandejas y archivadores para tenerlo todo bien clasificado. Así, cuando necesites un documento, no dudarás ni un segundo de dónde está.

Shitsuke: disciplina

Mantener el orden y la limpieza en tu lugar de trabajo implica cierta disciplina. Al terminar de trabajar, dedica unos pocos minutos a ponerlo todo en su sitio para mantener estas 5 reglas. Así, al día siguiente, verás un espacio limpio y despejado y te será mucho más fácil volverte a poner manos a la obra.

Las estrellas del despacho: la silla y el escritorio

A la hora de crear tu despacho en casa, hay dos elementos que debes priorizar por encima de todo: la mesa de escritorio y la silla.

Depende del espacio que tengas, tu mesa de escritorio ocupará más o menos. Evidentemente, si dispones de mucho espacio, no debes tirarte a la piscina y comprar cualquier escritorio. Ante todo, ten en cuenta el diseño y la practicidad para poder trabajar cómodamente. Los escritorios con cajones, por ejemplo, son una excelente solución para ganar espacio sin restar centímetros a otros muebles.

La silla de oficina es el lugar donde más tiempo pasas. Por lo tanto, debe ser cómoda y ajustable a tu altura para que puedas reposar los brazos y los codos encima la mesa. Busca sillas funcionales, pero estéticas, que no pasen de moda a lo largo del tiempo. Y, sobre todo, que te inspiren.

Por último, no olvides rodearte de algún objeto que te transmita energía positiva: una planta natural, una fotografía que te traiga buenos recuerdos, una frase inspiradora…

Sea lo que sea, cualquier pequeño detalle cuenta para crear el espacio más estimulante posible.

×