Cómo ayudar al planeta desde el sofá de casa: consejos para que tu casa sea más eco-friendly - Mil y una casas
0

¿Alguna vez has oído hablar de la huella ecológica?

La huella ecológica es un indicador que analiza el impacto que una persona ejerce sobre la naturaleza y de la capacidad ecológica de la Tierra para regenerar dichos recursos.

En los últimos años, este concepto se ha popularizado pues, según los estudios, actualmente necesitaríamos 1,5 planetas para satisfacer nuestras demandas actuales.

¡Menuda barbaridad!

Y es que, sin darnos cuenta, nuestro planeta está muriendo poco a poco debido a nuestra insaciable sed de recursos.

Desgraciadamente, no existe una máquina del tiempo que nos permita viajar al pasado y cambiar las reglas del juego.

Pero sí podemos hacer algo para reducir el impacto actual.

Y todo empieza en nuestra propia casa con acciones muy sencillas.

Vamos a ver cómo podemos ayudar al planeta o, lo que es lo mismo, cómo podemos ayudarnos a nosotros mismos/as y a las generaciones venideras:

Cocina

La primera pregunta es bien obvia: ¿reciclas?

Quizás, para ti, reciclar sea una tarea ardua y complicada. ¡Pero nada más lejos de la verdad! Simplemente es tomar el hábito de hacerlo, pues es fundamental para reducir el trabajo de extracción, transporte y elaboración de nuevas materias primas. Consecuentemente, se genera menos CO2 y así se reduce el efecto invernadero.

Normalmente, el sitio por excelencia para reciclar es la cocina. Pero si tu tienes otro, no hay ningún problema.

En caso de que sea así, aprovecha el espacio debajo del fregadero, en la terraza o en una esquina para situar un contenedor con varios departamentos para los distintos residuos. Siempre, piensa en elementos que te permitan reciclar de forma fácil. Si eres más de uno en casa, asegúrate de que cada miembro de la familia se encargue de reciclar un material.  ¡Así se convierte en una tarea colectiva y entretenida!

Incluso puedes replantearte cambiar ciertos utensilios por otros más eco-friendly, ¿qué te parece?

Jardín o terraza

Desde siempre, nuestros abuelos/as y antepasados se han abastecido por sus propios medios. Ninguno de ellos esperaba ir a un supermercado para llenar la cesta de la compra y alimentarse a lo largo del día. Casi todo era producción propia e intercambio.

Evidentemente, los tiempos han cambiado y hoy en día nuestra realidad es muy distinta. Pero, quizás ahora tenemos la oportunidad de retomar viejas costumbres que benefician al planeta y, por qué no decirlo, también a nuestro bolsillo y estómago.

¿Alguna vez te has planteado tener un huerto en casa?

No es necesario disponer de un gran jardín o terraza, aunque si lo tienes, mucho mejor. Simplemente, debemos buscar un espacio con suficientes horas de luz para plantar nuestras semillas en un macetero adecuado. Si tienes más espacio, podrás plantar hortalizas y verduras de mayor tamaño.

Se trata de una magnífica forma de contribuir al planeta y, además, de volver a conectar con las estaciones.

Energía

 La gran mayoría de nosotros, sin darnos cuenta, tenemos la manía de ir abriendo las luces a nuestro paso: entramos en una habitación a buscar algo, encendemos la luz; nos despertamos, encendemos la luz; vamos a buscar un vaso de agua, encendemos la luz.

Y así infinidad de veces.

Una buena fórmula para enmendar este hábito y, a la vez, ayudar al planeta es sustituyendo nuestras bombillas por otras más eficientes de bajo consumo.

O, ahora que está a punto de llegar el frío, otra fórmula es regulando la temperatura de nuestra casa. Simplemente con tener la casa a 20º en invierno y a 26º en verano es más que suficiente.

Más verde en casa

En las grandes ciudades, las zonas verdes son insuficientes para el gran número de población que reside. Muchas veces, debemos andar varias calles hasta encontrar un parque o una hilera de árboles que nos conecte otra vez con la naturaleza de nuestro planeta.

Para darle la vuelta a esta situación, una propuesta fácil es tener plantas en casa.

Las plantas no solo combaten la polución y reducen la contaminación, sino que también disminuyen los niveles de estrés, el nivel de fatiga e incluso mejoran el estado anímico.

¡Además, son un adorno natural perfecto!

Y te preguntarás, ¿cuáles son las plantas que podemos tener en casa sin que nos supongan un gran esfuerzo?

El cactus, el romero, el bonsai o la lavanda son una buena opción.

Nuestras decisiones pueden cambiar el transcurso de la vida en el planeta.

Y todo empieza hoy.

Y tú, ¿te sumas al cambio?

×