Pequeños trucos para tener una gran cocina - Mil y una casas
0

El desorden te va a atrasar. La comida no sale, las órdenes se juntan… ¡desastre! ¡Despeja el área de cocina!

Tal y como explica la chef Colette Tatou, la protagonista de la película de animación Ratatouille, a Linguini, un aprendiz recién llegado a su restaurante, el orden en la cocina es crucial. No solo para poder cocinar de forma eficiente, sino para disfrutar de este magnífico espacio como se merece.

Pero no nos equivoquemos. No hace falta ser un gran chef para tener una cocina perfecta. Ni tampoco es necesario invertir mucho dinero para que sea funcional. Simplemente, se trata de pensar cómo es nuestra cocina, cuál es nuestro estilo de vida y qué pequeños cambios podemos incorporar para podernos mover como pez en el agua.

Mantener el espacio bien organizado no solo es sinónimo de éxito,
sino que nos permite disfrutar del maravilloso arte de cocinar.

 

Se dice que la cocina gira en torno a tres elementos. ¿Adivinas cuáles son?

La nevera, el fregadero y la placa de cocción. La nevera constituiría el espacio de almacenaje; el fregadero, el de lavado; y por último, la placa, el área reservada a cocción.

Y te preguntarás: ¿de qué me sirve saber todo esto?

Según los expertos, para una cocina eficaz, la nevera debería estar lo más cerca del fregadero posible. Algo lógico, si tenemos en cuenta que la mayoría de los alimentos necesitan ser lavados antes de cocinarlos. Por otro lado, la placa y el fregadero convendría situarlos en el mismo frente o en el ángulo continuo. Por si esto no fuera poco, también se aconseja optar por cajones extraíbles en lugar de utilizar armarios debajo la encimera. ¿Por qué? Básicamente, porque nos permiten optimizar el espacio y llegar a todo.

Incluso existen otras recomendaciones, que pueden sernos útiles, del tipo: distribuciones lineales para cocinas pequeñas; distribución de paredes enfrentadas para cocinas anchas y alargadas; distribución en L para cocinas que quieran tener un comedor en el centro; distribución en U para cocinas sin problemas de espacios.

Saber esto es interesante si queremos diseñar nuestra propia cocina o tenemos opción a ello. Sin embargo, la realidad es que muchas veces no podemos hacerlo y tenemos que lidiar con ella de la mejor manera posible. Así que centrémonos, ahora, en aquellos pequeños detalles que sí podemos cambiar sea cual sea nuestra situación.

Sí, estamos hablando del almacenaje.

Cuando no nos sea posible cambiar el orden de la cocina, debemos centrarnos en aquello que sí podemos modificar y que puede suponer un antes y un después: el almacenaje

 

Antes de ordenar por ordenar, y ponerlo todo patas arriba, lo primero que debemos hacer es medir. Medir el espacio que hay en los cajones nos ayudará a saber qué tipo de containers encajarán mejor pues, muchas veces, caemos en el error de comprar sin medir y luego, al llegar a casa, nos encontramos con una grata sorpresa: ¡no caben! Para evitar este tipo de situaciones, mide antes de comprar.

El siguiente paso es pensar cómo quieres distribuir el menaje en tus cajones. Normalmente, los utensilios que tienen mayor uso deberían ir en el cajón de arriba. Por ejemplo: cubertería, utensilios de madera, peladores, pelapatatas, pinzas, manteles, etc. Mientras que, los que menos utilizas, en cajones inferiores. El orden es de más a menos. Por otro lado, no olvides que puedes subdividir los cajones con separadores para que visualmente todo esté limpio y claro. Si puedes, equípalos con organizadores o cuberteros para optimizar el espacio.

Un truco: cerca del horno, reserva un cajón para la repostería (chocolate, harina, esencia de vainilla, etc.). Así lo tendrás todo en un único sitio cuando prepares tus recetas más dulces y no andarás como loco/a buscando.

Lo mismo con las estanterías. Distribuye siempre por categorías  para no perder tiempo. Un tip que puede ayudarte mucho es utilizar tarros transparentes para meter todos aquellos productos que, por defecto, vienen envasados: pasta, cereales… De esta forma, no solo lo tienes todo a la vista, sino que reduces el porcentaje de plástico en tu cocina y eso aporta un plus de harmonía.

Los recipientes transparentes son una muy buena opción de almacenaje.
No solo para ver rápidamente qué contienen,
sino para aportar calma y harmonía visual a la cocina.

 

Por último, no subestimes nunca ningún rincón. Todo, bien ordenado, te ayudará a crear tu cocina perfecta. Aquella que, en definitiva, se adapta a ti y a tu estilo de vida.

×